La deshidratación es el método más barato y especialmente apto para comunidades que no posean otras posibilidades de conservación.